"CONTINUM 4", el webzine dedicado a "EL ETERNAUTA" es una publicación gratuita que permite difundir la mayor historia de ciencia ficción escrita en la Argentina, logrando al mismo tiempo, homenajear y reconocer el trabajo de sus creadores.

(Se incorporan columnas nuevas constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periodicamente)
Si tenés algún comentario, podés enviarlo a:


 

Artículo del día: 29.08.2003
MANO A MANO CON SOLANO LÓPEZ (SEGUNDA PARTE)
Por Mariano Chinelli


Por su participación en la creación del mito, quizás hoy no haya otra persona que pueda hablar de "El Eternauta" con tanta autoridad como Francisco Solano López. En esta segunda parte de la entrevista realizada especialmente para "CONTINUM 4", el dibujante nos cuenta detalles y anécdotas sobre su trabajo en la mejor historieta argentina.

Seguimos en el living de la casa de Solano López. La luz de la tarde que entraba por la ventana comienza a palidecer. La caída del sol es inminente. Sobre la mesa descansan los libros de "Ana" y "Slot Barr" que el dibujante había traído desde su estudio.
El nombre de Ricardo Barreiro se reitera en la charla. Solano parece estimarlo mucho, hasta pareciera que piensa en él como en un hijo perdido. Se lamenta por su muerte. También me cuenta que juntos le habían propuesto el proyecto de "Odio Cósmico" a la viuda y al nieto de Oesterheld, pero a ambos no le gustó. Años después ese proyecto lo concretaría Barreiro con dibujos de Walther Taborda.
El grabador de mano se detiene, doy vuelta el cassette y presiono el botón para continuar grabando la conversación..

¿Cuando escuchó por primera vez el nombre "Eternauta"?

La verdad, no me acuerdo. Por la repercusión que tenían las revistas originales de FRONTERA y HORA CERO que eran mensuales cada una, pero de aparición quincenal alternada, se decidió sacar un suplemento semanal. Entonces Héctor me llamo, como habrá llamado a los otros muchachos, para preguntarme que quería hacer para esa publicación. Entonces le dije "Quiero seguir haciendo ciencia ficción, pero haceme una historia mas realista, una cosa más convincente, algo para que el lector pueda identificarse más". Y parece que él tenía una idea, que no se si le quería llamar "El Eternauta", pero que tocaba el tema ese, el de una familia que quedaba aislada en una casa por una catástrofe externa. Entonces él le dio esa forma y "El Eternauta" salió de ahí.

¿Oesterheld le pidió bocetos para aprobar la estética que le daría a los dibujos?.
No trabajábamos con eso de "Bueno haceme los personajes, traémelos". No. Me mandaba los guiones y yo dibujaba los personajes en la misma hoja. No hacía ni boceto aparte, ni nada. El personaje iba tomando forma en la página. Iba saliendo así. Yo trabajaba en las páginas, se las mandaba, y si tenían algo que decirme ya me lo dirían.

¿Entonces no había previo consenso respecto a la apariencia de los personajes?.
Si Héctor me decía que Polsky era un jubilado polaco, yo pensaba como era un jubilado polaco. No había una discusión previa sobre si él aceptaba o no aceptaba la fisonomía del personaje, sea el Mano, sea Polsky, Lucas o Elena. Esa es la sensación de libertad que te digo que tenía, que no se si correspondía con la del resto de los dibujantes. Yo sé por ejemplo, según dice su mujer, que Pratt, al revés de lo que ocurría conmigo, que no nos veíamos nunca, estaba todos los días en la casa de Héctor. Comía ahí y también iba a charlar, él vivía en el barrio de al lado. Héctor estaba en Beccar y Pratt en Martínez o Acasuso. Pratt estaba solo acá, sin familia. Era un muchacho joven y como que se incorporó a la familia. Entonces tendrían una relación mucho mas conversada, mucho mas rica. Ahí habría a lo mejor un intercambio de opiniones más fluido. En cambio, yo no podía hacer un dibujo e irme hasta Beccar para mostrarle a Héctor y decirle si estaba de acuerdo con el dibujito. Yo lo hacía. Si les parece mal ya me lo dirán, pensaba.

Otra cosa llamativa de "El Eternauta" son las calles y edificios de Buenos Aires, prácticamente calcados de la memoria colectiva de los lectores. ¿Cómo lo logró?.
Como te decía yo trabajaba aislado. La apariencia física o topográfica de los barrios la logré acudiendo a mi memoria, trabajando en la misma forma en que compuse la ciudad de Buenos Aires para "Evaristo" cuando vivía en España.

[Sin duda ha sido así. Uno puede encontrar en varios episodios de "Evaristo" algunas referencias cruzadas con "El Eternauta". Por ejemplo, las pintadas sobre Frondizi en las paredes, o el Almacén y Despacho de Bebidas de J.M. García. Más que simples alusiones a una época y a un lugar, un recuerdo que debe haber escapado inconsciente del algún rincón de la memoria de Solano López.]


Incluso hoy día se pueden seguir los pasos del Eternauta por la ciudad.
Se puede seguir porque yo la conocía mucho de memoria, porque en la infancia tenía una tía viviendo en Olivos y viajaba allí desde el centro en colectivo. Ella vivía en la Avenida del Libertador. En aquella época la veía muy grande, muy pelada. A la avenida, no a mi tía... (Carcajadas). Esa era una zona reservada a casas unifamiliares, a chalets, y eso es lo que yo representé en "El Eternauta", porque todavía era impensable que allí se construyera un edificio de siete o quince pisos. Ni siquiera estaba el puente de la Avenida General Paz. En el lugar del actual cruce donde Libertador pasa por debajo de la General Paz, estaba esa gran fuente que hacía de rotonda y que rodeaban los automóviles. La visualización que hice del barrio es una fusión entre Olivos y Vicente López, dos barrios que son muy homogéneos. Y lo hacia de memoria porque no tenía tiempo de ir a buscar... y además por fiaca, porque digo, si yo me acuerdo como es... ¿Para que voy a ir? Además la simplificación era producida por dos factores; uno, porque no había tiempo de dibujar más, y otro, porque yo sentía que no era necesario más, porque recargar el decorado le iba a quitar fuerza a las figuras en acción. Entonces yo procuraba poner las notas características de identificación, y dar aire para que las figuras se movieran. Además, como estaba la nevada y todo desolado, agregar detalles constructivos o arquitectónicos le hubiera quitado fuerza a la sensación de desolación creada por los árboles secos y la nieve depositada sobre todas las cosas. Todo eso le transmite al lector un clima de ciudad muerta y devastada. Nos pone en el lugar de esos muchachos, solos, enfrentados al invasor.

Cuéntenos algo sobre el episodio unitario de "El Eternauta" donde usted también trabajó.
Eso me lo pidió el propio Héctor y su hermano para incluirlo en el suplemento HORA CERO EXTRA, posiblemente para enriquecer el material que se proponía en aquel primer número de la revista. No estuvo pensado como integrante de la historia, sino como una cosa suelta. Un episodio inédito de "El Eternauta".

En la tercera parte de "El Eternauta" prácticamente usted no tuvo participación...
No.

[En el libro "Solano López: En Primera Persona" el dibujante deja bien claro que su participación en la tercera parte de "El Eternauta" solo se limitó a dibujar unas cuantas cabezas de los personajes más emblemáticos. Estas serían utilizadas en los cuerpos dibujados por Oswal.]

Pero... ¿Podría hablarnos de la segunda parte?
Eso fue otra cosa, porque la producción de Oesterheld ya no era la misma.

El Juan Salvo que nos presenta es uno muy distinto al que conocimos en la primera parte, como si en el medio hubieran pasado trescientos años.
Era un mutante.

Claro, como si todo ese tiempo lo hubiera transformado, haciéndole cambiar hasta sus prioridades. La verdad es que todavía la segunda parte no me termina de convencer.
Pero fijate que está el sector militante, al que Héctor se plegó, que valora mucho esa segunda parte. Cuando Oesterheld se define ideológicamente, se produce también ese cambio de personalidad del propio Juan Salvo. Entonces fui sorprendido por ese cambio del personaje, porque claro, ahora él venía con una misión... la misión de ayudar a los montoneros de las "cavernas"...
Lo que pasó es que nunca leí la versión de Breccia, no me gustó enterarme a mi regreso de Europa que había una segunda versión de "El Eternauta". Se que les pidieron cambios y tuvieron que abreviar todo. Ahora lamento no haberla leído, me hubiera resultado mas ilustrativo leerla para entender la postura que tenía Héctor en ese momento, y así estar mejor preparado para la Segunda Parte, pensando en el Oesterheld original, cuando obviamente él ya había dejado de serlo.

¿Y después leyó a la versión de Breccia?.
Si, ahí tengo una copia.

[El maestro apunta hacia la biblioteca y vuelve a largarse otra carcajada. Sus risotadas son contagiosas, y en ocasiones, bastan para contestar algunas preguntas]

En el libro "Solano López: En Primera Persona" se hace mención a una historia inédita de "El Eternauta" titulada "El Perro Llamador". ¿Podría contarnos un poco más?
El guión esta escrito completo, pensado como cuatro capítulos de ocho páginas cada uno, pero lamentablemente solo está dibujado el primer episodio. Cuando me fui a España con mi hijo Gabriel, hice una especie de posgrado en historietas, cambié la técnica. Fue en "Slot Barr" donde se ve el cambio, cuando pasé del pincel al rotring, empleando distintos niveles de análisis de la forma.
Pero bueno, volviendo a "El Perro Llamador", nació de un encuentro con Sergio Kern en Barcelona, a principios de los años ochenta. Ahí apareció Sergio con esa idea, me la contó y a mí me gustó. Sergio Kern es un poeta muy original... muy libre. Su libro "Escuchen" tiene una simplicidad, una frescura únicas. El perro llamador se alimenta de la energía de sus víctimas: los sobrevivientes del planeta. Los chicos, los hijos que habían sido escondidos por sus padres en cuevas subterráneas para protegerlos del ataque, de la invasión que arrasó con todo. Lo ultimo que quedó, fueron esas criaturas silenciosas. Un recurso de Sergio para crear un clima misterioso, intrigante.


Quizás lo que mas atrae de "El Perro Llamador" es el regreso al Eternauta original, aquel que se diferenciaba fuertemente del visto en la segunda y tercera parte.
Tal vez por eso será que me prendió. Hay un par de historias cortas que le pedí a mi hijo, también unitarias, y también con un Eternauta muy dentro de esa línea. Se las propuse al editor de la revista L’ETERNAUTA en Italia, y lo mismo que "El Perro Llamador", no le resultaron suficientemente "aventureras".

¿Demasiado intelectuales?.
Pero era sobre lo que nosotros trabajábamos. El "clima" que habíamos recibido de Héctor. No solamente del Eternauta, sino también de otras historias que él abordaba, como las que hacía con Hugo Pratt y todos los demás. Siempre había una lectura humanista, de la que nosotros participábamos y a la que adheríamos. Aquellas historias con un sentido mas profundo que salir corriendo a los tiros, jugando a los vigilantes y ladrones. Porque quería trabajar con "El Eternauta" sin recurrir a la violencia para interesar al lector. Ese criterio fue el que aplicamos con Pablo "Pol" Maiztegui en "El Mundo Arrepentido".

Esa historieta fue bastante criticada ¿Cuáles fueron para usted los aciertos y desaciertos?.
El trabajo nos planteó desde el comienzo muchas dudas. "Pol" era un guionista novel, tal como lo fue Barreiro en su momento. Siempre me he sentido atraído por guionistas jóvenes, porque con su inexperiencia aportan la frescura y novedad de su propia óptica, diferente a la de los consagrados, de quienes se sabe que esperar. Eso me gusta. Como me gustaba ser sorprendido por Barreiro y ahora por el propio "Pol". Por empezar, decidimos no tomar la aventura como una continuación de "El Eternauta", de la saga, que es lo que ya después me decidí con "Pol" mismo y con "El Regreso". Por eso elegimos una de esas aventuras que nunca conocimos pero que están ahí, que eran las que pensábamos hacer con Héctor. Además teníamos la pretensión de llegar al público nuevo, porque si bien ya han pasado cuarenta años y hay muchas espectativas del público viejo, la intención mía era captar también al público nuevo, aquel que no conocía al Eternauta.
El tercer factor, que considero un error, no fue ponerle color al Eternauta, sino que éste era el primer trabajo en el que "Pol" iba a operar el software para colorear. Entonces tiene eso del color de alguien que recién empieza. Para darle ánimo, para que trabajara con entusiasmo, le dejé la elección del color para que se sintiera mas libre, pero bueno, no todo... porque había partes en que le decía. "Para... para.." Había ciertos colores chillones o ácidos que él se sentía impulsado a utilizar, y yo lo frené, pero en otras partes lo dejé intencionalmente en libertad.


Y ahora con "El Regreso" vuelve a trabajar con la saga original del Eternauta.
"El Eternauta" tiene un objetivo: encontrar a su mujer y a su hija. El proyecto que tengo, es que habrá dos aventuras grandes....

O sea que junto con la primera parte, estas dos formarían una trilogía.
Sí, "El Regreso" contará el encuentro de Juan Salvo con su hija, y también habrá otra historieta que narrará el encuentro con su mujer. Pero esas historias no afectaran los episodios alternativos, aquellas aventuras del Eternauta perdido en el cosmos, en el infinito, en el pasado, y en el futuro.

[Uno puede intuir en esa respuesta la intención de trabajar también con esos episodios alternativos. ¿Quién no ha soñado con leer las aventuras del Eternauta perdido en el tiempo? Al respecto, Solano nos contó que existe la posibilidad de que en un futuro puedan desarrollarse también esas historias] .

¿Por qué volvió a elegir a "Pol" como guionista?.
"Pol" es un cordobés de Berrotarán, un pueblo a 130 km al sur de la capital de Córdoba. Dice que cuando era pibe leía "El Eternauta" en fascículos y lo jugaba con sus amigos en las calles de su pueblo. Cuando lo encontré, porque es amigo de mis hijos, estaba en España. Me resultó sorprendente encontrar un personaje así, tan lejos de la Argentina, con esa onda. Había estudiado cinematografía en la universidad de Córdoba, también filosofía, así que aparte de su locura historietística, también tenia una formación, base cultural y rica formación para trabajar el personaje. Encontré que él conocía muy bien la historia, la había estudiado, y fue extrayendo consecuencias plausibles como líneas de continuidad.

¿En "El Regreso" vemos lo que ocurrió con Buenos Aires tras el final de la primera parte?.
Vemos cosas raras. Un Buenos Aires reconstruido después de la bomba atómica. También un lavado general de cerebro de los sobrevivientes, para hacerles creer la historia oficial y para que los ayuden en la reconstrucción de la ciudad. Tengo hecha hasta la página ciento noventa y nueve, y cuando termine unos trabajos para PLAYBOY voy a retomar. Vamos a llegar hacer casi cien páginas más para terminar con este reencuentro de Juan Salvo con Martita. Y después vendría el episodio con Elena, que sería otro bloque de otras doscientas ochenta y ocho páginas.

¿Qué es lo que se ha publicado de "El Regreso"?.
Se publicaron noventa y seis páginas en Italia.

¿Y en Argentina?.

Se iban a publicar, pero explotó Argentina con Cavallo, De La Rua y todo el desastre ese, y al final no se pudo.

La charla siguió por un buen rato. La cinta del cassette se terminó y no quedó registro magnético de lo conversado. En mi memoria guardo comentarios y anécdotas que enriquecerán futuras notas y entrevistas. La tarde se hizo noche, y como despedida el maestro me autografió una copia de "El Eternauta".
Me fui del barrio de Almagro con la satisfacción de haber logrado un interesante reportaje. Ustedes lo juzgarán... pero también me fui con una reflexión: "El Eternauta" fue una de las tantas tiras que se producían en una excelente fábrica de historietas llamada Frontera. Al momento de su realización, en apariencia, nada la diferenciaba del resto. Todas las historietas se realizaban con la misma dedicación y a un ritmo de trabajo extremadamente vertiginoso. Fue quizás el destino quien se encargó de combinar los ingredientes perfectos en cantidades exactas, logrando el resultado magistral que todos conocemos. "El Eternauta" es un paradigma de la historieta nacional, una obra que indudablemente mejora y crece con el tiempo.





Nota del Autor: Este reportaje fue realizado el 30 de Abril de 2002. En aquel momento era incierta la posibilidad de publicar "El Eternauta: El Regreso" en Argentina, pero hoy día, ya puede conseguirse el primer y segundo fascículo en los quioscos y comiquerías.

(Clickeá en las imágenes para verlas más grandes)



BIBLIOGRAFIA:

- EL ETERNAUTA: SOLANO LOPEZ EN PRIMERA PERSONA – Investigación de Javier Doeyo, Andrés Ferreiro y Hernán Ostuni. (2001)



FUENTE DE IMAGENES

- Archivo personal de Mariano Chinelli – Retrato de Francisco Solano López (19/07/03).
- Archivo personal de Mariano Chinelli – Ilustración de "El Eternauta" por Francisco Solano López .
Dejanos tu opinión sobre esta columna en el FORO de OPINION
Comunicate con CONTINUM 4:
continum4@portalcomic.com

Esta sección de PORTALCOMIC está dedicada a la memoria de
Héctor Germán Oesterheld y al Maestro Francisco Solano López,
sin quienes nada de esto siquiera existiría.


"CONTINUM 4" es un webzine sin fines de lucro y de distribución gratuita. Registro de la propiedad intelectual en trámite. Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento de los editores.
Todos los personajes, logotipos, fotografías e ilustraciones que integran el presente número son Copyright de sus respectivos propietarios, reproduciéndose solo con carácter informativo y a los efectos de ilustrar. El editor no se responsabiliza por las opiniones contenidas en las notas que integran el presente ejemplar, quedando estas a cargo de sus respectivos autores.