Todos pueden opinar en PORTALCOMIC. Los pensamientos de los Portalnautas, sobre los temas que les interesan.

(Se incorporan columnas nuevas constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periódicamente.)
Para enviarnos tu columna, escribir a: columnas@portalcomic.com

Última actualización: 03.03.2003


Muchachada Comiquera:

Quiero empezar agradeciendo la gran acogida –ejem – que tuvo la idea del concurso "Música Para Comicadictos". Una punta tirada así, al pasar, resultó un golazo, ya tiene bases, premios y hasta un jurado que elegirá la canción ganadora (al cual he sido invitado a participar). Vamos todavía! A recargar el anillo y "compongan" su mejor versión comiquera de sus temas favoritos, o de esos que "sepamos todos".

Bueno, el ver que las boludeces que fui anotando durante las vacaciones en mi cuadernito pegaron bien, les voy a adjuntar parte de un mail que le mandé al Dr. Samson con otro párrafo del mentado block.
Dice así: "…Todos hablan de cosas bastantes sin sentido, como si los "Guachoskis" subidos al caballo del éxito, no pensaran dos veces las cosas y sacaran todo con fritas y lindos efectos especiales. Que es una precuela, que Neo no tiene todos los poderes… ¿Y sabe una cosa, Doc? Me harté. Me cansé de oír conjeturas de cómo va a ser Matrix Reloaded, y yo, perdone mi ego (the Living Planet), pero no puedo resistirme y voy a explicarle… COMO DEBE SEGUIR THE MATRIX.
Partamos del hecho base, que Neo es el elegido para liberar a la Humanidad. Pero, despertar a una persona de la Matrix, como ya vimos, es un trauma, mucho más, si es por la fuerza, de sopetón, sin preparación. Por ende, Neo debe tramar un plan para despertar a la Humanidad, pero primero debe prepararla, hacerle tomar conciencia de la opresión y la mentira que los rodea. Para ello, Neo utiliza a las computadoras para que lleven a cabo el control y dominación de la Humanidad. Neo desencadena a las máquinas para que capturen a los humanos y los metan en las cámaras para convertirlos en pilas eléctricas, todo tal cual pasó en la realidad, pero sin muertes y en un tiempo menor. Así, cada uno que las máquinas capturan, Neo puede despertar y ya estaría preparado para la realidad, gracias a su manipulación de la Matrix. ¿Se da cuenta, Doc? Neo tiene que hacer que las máquinas se conviertan en el Mal y que la ficción alcance a la realidad para que los que despierten no sufran el shock al confrontar esa verdad, como le pasó a él. Y así al despertar a la Humanidad toda, se le acabó el suministro de energía constante a la Matrix, ya sin mentes humanas que manipular. ¿No es bárbaro? Sólo convirtiéndose en el destructor del mundo (ficticio) Neo puede salvar al hombre (real). Voy a patentar esta idea, los Guachoskis se la pierden…"

¿Y? No es para hacer otro concurso, pero los que quieran, escríbanme para contarme cómo sería la secuela de alguna película que aún no existe, según ustedes. ¿Se animan? Vamos, espero respuestas.

Y ahora, permítanme hacer una reflexión sobre un nuevo espécimen que encontré en la ciudad después del Gran Desastre ( y no me refiero a los tiempos de Kamandi). Cuando hace poco más de un año se desmoronó el mercado comiquero de modo más estrepitoso que la coherencia en el final de un guión de Ricardo Barreiro, se desintegró –casi simultáneamente- la comunidad comiquera (si es que algo podía ser llamado así). Con los cierres y desabastecimiento de las comiquerías, los precios más por las nubes que el satélite de la Liga, lentamente fuimos perdiendo el hábito de frecuentar los "negocios especializados" (aunque fuera en Pokemon, Magic y el hit de la semana). Ni hablar de las convenciones, o juntarse a jugar rol. La sociabilidad del mundo historietómano también se fue derrumbando. Y con el fin de la convertibilidad, la coleccionabilidad y la sociabilidad nació esta nueva criatura: el ex comiquero. Este ser es fácilmente reconocible por varios rasgos, principalmente, que le ves cara conocida; te acordás de haberlo visto revolviendo una caja de ofertas en una comiquería de barrio, cebado en una charla de Comiqueando, te lo cruzabas por la avenida Corrientes cargando bolsas y luciendo remeras dibujadas por Jim Lee, quizás, hasta te llegó a saludar de lejos en la cola de un estreno del palo, tipo Episodio I. Pero ahora, te lo cruzás y te corta el rostro. Quizás va del brazo de una mina fea o con otros tipos vestidos de saco y corbata., y se hace el que no te ve, te pone cara de asco, cara de "qué boludo ese, mirá esa remera con dibujitos". ¿Qué pasó? ¿Se hizo adulto de golpe? Yo entiendo que estando con gente ‘normal’ no se puede poner a charlar con nosotros de Buffy o de la saga de Dragon y las cartas del OverPower, pero su actitud es hiriente, es sobradora, es… No es maldad, no, tal vez, el tipo, acosado por la malaria y ante la imposibilidad de comprar, sucumbió a la cruel realidad y debió vender toda su colección por chauchas. Pero él cree que ha quemado las naves y nunca volverá a nuestro lado de la Fuerza. Quiere negar su pasado, le regaló sus muñecos a su sobrinito y los pósters al hijo de un cartonero. Tal vez, resentido de haber tenido que dejar ese mundo, o quizás es como el ex fumador, que ahora se convierte en el adalid del aire puro y odia el mero de tabaco (principalmente por temor a volver a caer en sus garras), estos personajes tratan de cruzar a la vereda de enfrente, a la de la vecina gorda chota de dos neuronas que ignora por completo la historieta, y el oficinista cero creatividad que mal supone el cómic es algo infantil y pelotudo de por sí. Este espécimen (el anti avechuchis cebadus) te lanza al pasar, medio de reojo, una mirada con odio, con rencor y en el fondo, envidia. El se cree curado y vos venís a recordarle que el cómic sigue en pie, que ese mundo, aún en ruinas, persiste y lucha por resurgir, aunque sea en la memoria colectiva de los comiqueros que nos seguimos aferrando a las cenizas de la cola de ese cometa que se nos escapó de las manos.
Creo, que esos ex comiqueros , perdieron el contacto y la fuerza de resistir, por no poder juntarse con amigos a charlar de cómics. Aunque sea de Crisis, la Liga de Giffen, No Man’s Land, aunque sea de la Fierro, la Metal Hurlant o Akira. No importa que no haya novedades. No importa que nunca vas a saber cómo terminó la saga del Ultra-Humanite en el cuerpo de Johnny Thunder de la Society, el cómic está vivo en nosotros. Mientras dos comiqueros puedan discutir la calidad del DK2,las diferencias de Perez según el entintador, los errores de continuidad de DC pos-crisis, los homenajes escondidos en las Top Ten, o si el leer historietas es genético o adquirido, nuestro ARTE sigue resistiendo (como aquel pueblito galo al invasor).
A todos los ex comiqueros –que seguro no leen esta columna- me gustaría que les llegue este mensaje: no importa que no tengas más cómics; no importa que no lleguen ni se editen acá más cómics; no importa que no exista más un mercado del cómic, no hace falta el último action figure de Scaflowne, ni el Hard Cover de la hijastra secreta de Wolverine del Universo Alternativo, ni ninguna de las novedades en simultáneo con USA. Seguí viéndote con tus conocidos comiqueros, con aquellos que compartiste una cola de Fantabaires, una charla en algún lado de un mostrador de una comiquería, en un pasillito del Parque, o simplemente , si te volvés a cruzar con ese al que le sonreías cuando te lo cruzabas con la remera del Corto Maltés, CHARLÁ DE CÓMICS. Cambiá ideas, opiná, compará tus gustos, contale qué te comprabas, quienes eran tus autores favoritos, tus obras más leídas, los personajes con los que más te "tocaste", tus experiencias roleras y escuchalo a él, y polemizá, discutí, divertite cebándote de nuevo como si estuvieras en la cresta de la ola. El cómic aún sin gastarle un peso, sigue siendo una actividad social y cultural. No te desesperes, no te rindas ni aún vencido. La historieta vive en cada comiquero que sigue defendiendo a Dan Jurgens, que critica a Rob Liefeld, que babea con Otomo o que se deleita con Moebius y Enrique Breccia; la historieta resiste en cada fan que sigue sintiendo este arte como algo vivo que palpita bajo su piel. Y la próxima vez que se crucen con un ex comiquero, sonríanle y háganle un saludo vulcano, a ver si se despierta de la Matrix y vuelve a este mundo destruido pero real. Seguro le va a costar, pero ustedes pueden ser los Morpheus y un libro de La Mazmorra, la pastillita azul.
Desde lo profundo del submundo comiquero, un amigo hecho mierda,

Marcos Viñeta
,
amante de la historieta.
"Y que la Fuerza esté contigo".

Dejanos tu opinión sobre esta columna
en el Foro de Opinión PORTALCOMIC