Todos pueden opinar en PORTALCOMIC. Los pensamientos de los Portalnautas, sobre los temas que les interesan.

(Se incorporan columnas nuevas constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periódicamente.)
Para enviarnos tu columna, escribir a: columnas@portalcomic.com

Última actualización: 02.07.2003


"-...Así como lo oye, Doc. No voy a escribir más sobre cómics.

-No entiendo tu decisión, Marcos, ¿qué te está molestando?

-No, molestar nada.... Bueno, un poco, no, la falta de respuesta del público, pero ese me lo puedo bancar...

-¿Tu idea era generar un espacio de ida y vuelta y sentís que no te respondieron?


-Algo así, qué sé yo... Me llegan rumores, algunas líneas perdidas en el foro viejo...

-Pero vos escribís porque te gusta, para vos, no esperás mucho del público, porque sino, no hubieras pasado de la segunda columna...


-Si, en eso tiene razón. Yo escribo para contar mis cosas, para compartir mis puntos de vista, pero a uno le gustaría un poco más de feedback, de...

-¿De reconocimiento? ¿De fama, Marcos?


-No, Doc, ni ahí. Yo trato de pasar desapercibido. Pero con un ida y vuelta esto hubiese sido más ameno. Mírelo así: ya van... ¿cuántas?, trece, ¿catorce columnas?, ¿y?. ¿Qué quieren que haga para hacerlos reaccionar? En mi primera columna, les mostré cómo veía la situación caótica en la que estábamos en Mayo del 2002, tras la Hecatombe. Les pedí que me contaran cómo la veían ellos para seguir y nada. Nadie opinó, pero como era mi "primera aparición" , me la banqué y seguí. Se me vino encima el Mundial de Corea/ Japón y me dejé llevar por el sentimiento, tratando de engancharlos con el fútbol, pasión de multitudes. Nada. Ni una línea me escribieron. Pensé que para cuando muchos leyeron eso, el Mundial era un recuero amargo, que mejor olvidar, y no me extrañó que nadie dijera ni mu. Después me cebé con Episodio II y traté de abrir el espectro del comiquero a las películas, defendiendo la segunda parte de la saga de Star Wars. Nada, ni en idioma ewok me contestaron. En agosto abrí mi corazón y les narré mi romance con Celina, para ver si alguno se apiadaba de mí y me contaba alguna aventura amorosa que llegó a buen puerto, o de cómo la caca del comiquero lo sobrepasó en el amor. Y nada, la respuesta parecía un diálogo entre Jericho y Black Bolt. Acto seguido, muestro cómo la esperanza y el desánimo convivían en mí, presento dos caras para ver a cuál apoyaban... Apoyaron menos que Tintín. Hago público mi secuestro en manos de la peligrosa gorda come hombres del Parque Rivadavia, les pido ayuda, soluciones para escapar psicológicamente sano y nada, me dejaron a merced de esa desquiciada... No quiero recordarlo, todavía me da arcadas de sólo recordar lo que tuve que hacer para salir de ahí. Solo. Traté de provocar a los que defienden a los fanzines mostrándoles mi pasado como autor y parte de ese movimiento que se sobre valora con el tiempo, pero todos estaban de acuerdo conmigo, o nadie se animó a tirar la primera piedra. Para las Fiestas le escribí una cartita a Papá Noel, pidiendo cosas para todos, y ni cuando se empezó a publicar Marvel en Argentina uno se acordó que yo lo había pedido. Nada. Una ingratitud, mire...
Enero fue mi mes de descanso, me rasqué el higo a ocho manos como Octopus, pero aunque estaba en pleno relax, me tomé cinco minutos para mandarles una postal y que vieran que me seguía acordando de ellos. Puede creer que nadie me envió nada, ni una factura de ABL, nada. En febrero estuve al borde de una crisis, casi me desprendo de mi colección y abandono los cómics, sin su ayuda, Doc, y ninguno fue capaz de darme una palabra de aliento, de tirarme una soga, de convencerme de que largue todo y se lo venda, nada. Yo seguí dando y traté de tentarlos con la música, a ver qué les pasaba por ahí. En un primer momento, creí que iba a tener una gran respuesta, la gente del Portal se copó, ¿pero, usted cree Doc, que alguien me escribió una línea?. Nadie, menos respuesta que el séptimo relanzamiento de Youngblood nš1 de Liefeld. Ah, y en Abril, ya fue lo máximo. Les conté cómo creía yo que tenía que seguir Matrixy modestia aparte, me gusta más mi idea que lo que hicieron los Guachoskis- y tiré una de las postas más importantes de la última década del mundillo comiquero, el desembarco de DC en Argentina, una nota de tapa de Comiqueando era eso. ¿Sabe cuántos me escribieron para preguntarme algo? Nadie. Me nombraron por ahí en algún foro, me bardeó algún forro, pero nada. Cero repercusión. Con eso ya está, ¿qué más puedo hacer? Si no se sacudieron con eso, ¿qué me queda? Escribo en mayo la columna por el cebamiento que me despertó X-Men 2 y el hastío político que me agobiaba, y en Junio, quemo los últimos cartuchos: opino con todo contra Matrix 2, planteo la polémica sí o no a los cómics en CD y amplío un poco el tema DC en Argentina. De nuevo, una respuesta más fría que rechazo de Hielo. Le digo la verdad, Doc, yo ya no sé qué hacer para que me dirijan la palabra. ¿Qué puedo inventar ahora? ¿Pongo foto de minas en bolas? ¿A usted qué le parece?

-Mirá, Marcos, si a vos el hecho de no tener respuesta te genera algún tipo de molestia o incomodidad...

-Y sí, Doc, un poco... Uno no es un periodista que trabaja de esto. Uno es uno más del montón que tiene la oportunidad de expresarse y le gustaría que sus pares le dieran una manito, una guía, una réplica, un apoyo, un cruce de ideas...

-Bueno, pero vos hace ya más de un año que estás con esto, vos y sabés cómo viene la mano...


-Pero los portalnautas están ahí. Yo sé que leen la página. Lo que me falta es una forma de que ellos lleguen a mí, que se enganchen y respondan.

-Entonces el hecho de que ellos no participen, vos lo ves como una falencia tuya.


-No, no... bueno, quizás, no sé. Sí, qué sé yo. Puede ser.

-Pero por otro lado, vos pensás que hiciste todo para lograr esa reacción que no se da.


-Sí, pero ahora no sé. Quizás no tenga que escribir más por un tiempo. Yo los acostumbré mal, una columna nueva todos los meses durante más de un año, quizás tendría que frenar hasta obtener una cantidad de respuestas o reacciones que justifiquen que vuelva.

-O que te cebes con algo y tenga muchas ganas de escribir sobre eso.


-Puede ser... Pero no, eh... Me re cebé mal con la peli de Hulk, pero no escribiría de eso. Ya está, terminó una etapa, ya no tengo nada más que decir desde mi, ahora necesito algo de ellos. Solo no sigo.

-Marcos, en otras sesiones habíamos establecido que escribir para vos era importante, que era un especie de catarsis, donde vos volcabas tus ideas, tus sentimientos, tus recuerdos, tu cebamiento, tus dudas....

-Pero, sabe Doc, ahora estoy mejor. Como el mercado comiquero, como el país, estoy más fuerte, más preparado para arrancar. Vino Bane y me quebró la columna, me agarró Doomsday y me cagó a trompadas, pero ahora estoy mejor. El tiempo todo lo cura. Es más, estoy pensando en dejar terapia también...

-Pero... Marquitos, no... ¿te parece? Qué sé yo, desde un punto de vista profesional, yo creo que tenés que seguir con la terapia, quizás cada dos semanas, pero no tenés que dejar. Y yo en tu lugar, no dejaría de escribir.


-¿Sabe una cosa? Puede que tenga razón, lo voy a pensar... La Historieta no se Rinde..."

(extracto de una sesión del paciente Viñeta, Marcos del día 2 de julio de 2003)




Mensaje a todos los que leen la columna de Marcos: POR FAVOR SE LOS PIDO, ESCRÍBANLE A ESTE PIBE! NO ME LO DEJEN EN BANDA QUE LARGA TODO Y ME QUEDO SIN COMICS! CRITÍQUENLO, DIGANLE QUE ESTAN DE ACUERDO CON ÉL EN ALGUNO DE LOS TEMAS QUE TRATÓ. ALGO, LO QUE SEA. HAGAN QUE SE SIENTA ACOMPAÑADO. SI LES GUSTA LA COLUMNA, SI QUIEREN QUE MARCOS SIGA MES A MES, MÁNDENLE UNAS LÍNEAS EN UN FORO PARA MARCOS. DESDE YA, MUCHA GRACIAS.
DR. SAMSON-

 

Dejanos tu opinión sobre esta columna
en el Foro de Opinión PORTALCOMIC