Todos pueden opinar en PORTALCOMIC. Los pensamientos de los Portalnautas, sobre los temas que les interesan.

(Se incorporan columnas nuevas constantemente, por lo cual te recomendamos visitar esta página periódicamente.)
Para enviarnos tu columna, escribir a: columnas@portalcomic.com

Última actualización: 10.10.2003


Hola. De nuevo el Dr. Samson cubriendo a Marcos en su espacio. Lo siento por los que quieren que vuelva él. Yo también. De todas formas, tengo buenas noticias. Y malas, claro, siempre vienen juntas. Y a veces todo depende del cristal como se lo mire, dijo Ametista... Bueno, no, no soy Marcos. No puedo llenar su vacío, pero no es por mi culpa que no está ahora acá.

A manera de introducción, quizás como prueba irrefutable de que los comiqueros son gente sensible, que necesitan ayuda – necesitamos, necesitamos debo decir-, voy a compartir con ustedes algunos de los mails que me llegaron a la dirección que di para que me envíen datos de Marcos. No era mi intención abrir un consultorio on-line, pero muchos han visto la posibilidad de consultar con un psicólogo "del palo" y la aprovecharon. Extracto de ellos las partes más "interesantes", a los que les corregí los horrores de ortografía para poder compartirlos con ustedes. Empecemos con este mensaje de quien se hace llamar el "Simbionte Alienado", que después de saludar y aportar datos del posible paradero de Marcos, dice:
"Me tomo el atrevimiento de usar este medio para comunicarme con usted, visto que ud. ya está en tema y quizás pueda comprenderme. Mi problema es el siguiente: yo soy adicto comiquero, como muchos de nosotros, pero eso sólo no me satisface. Mi sueño, mi meta, mi Norte, es escribir un cómic. Yo quiero ser guionista de historietas, Doctor y desde chico volqué mis ganas de todo, mis posibilidades de éxito en ello. Mis expectativas siempre giran en torno a la concreción de un proyecto en el que yo escribo un gran guión para un cómic. Ojo, no pretendo ser un Oesterheld, un Wood o un Trillo, no pretendo tanto. Me conformo con un guión que me deje satisfecho, que termine de leer y diga: "Uh, qué bueno". Pero por sobre todas las cosas, que sea original. Que uno no termine de leerlo y diga: "Ah, sí, esto lo choreó del Anual tanto de Tal, esta es la misma idea que usó Pirulo en tal número". No, mi objetivo es crear algo nuevo y bueno. ¿Qué hice al respecto, se preguntará usted? Bueno, todo lo humanamente posible, creo yo.
Desde el momento que descubrí que quería hacer un guión de un cómic, apunté todo mi tiempo libre y mis actividades a la mejora de la comprensión del género. Para ello me sumergí en toneladas de historietas, desde los clásicos del Olimpo hasta la más repugnante boñiga del Averno. Busqué esas cosas que hacen funcionar a las buenas historias en las revistas de Columba y en los mangas, en las sagas francesas de docenas de volúmenes y en los one-shots de Image. Invertí un fangote en historietas de todo tipo, buscando la fórmula, los modelos a seguir, los grandes maestros, las técnicas revolucionarias, y hasta probé un Taller de Guión de Historietas, pero nada. Le hice caso a los críticos de la Comiqueando y leí cuanta revista sacara más de seis en la Mesa Redonda, hasta leía las Recomendaciones al Pie, en busca de esa idea que me generara MI historia, esa clave que me lanzara a la creación de lo novedoso, pero nada. Calíope no venía a mí, tal vez convencida- con razón- de que la encerraría para siempre en mi pieza.
Escribí, escribí mucho. Cuadernos enteros, blocks de hojas, toneladas de inicios de guiones. Pero ninguno tenía esa chispa, esa idea, esa grandeza, esa originalidad. Ninguno tuvo un final, ni mucho menos una concreción en el plano editorial. En cuanto se me pasaba la emoción del arranque, en cuanto releía lo que había escrito, PUF, se acabó. Ese texto no era ni la mitad de bueno de lo que yo quería hacer. Esa idea era choreada de un especial de Vertigo, o se parecía a un capítulo de Crazy Jack. Lo que fuere. Eso NO era lo que yo quería hacer. Hoy día, trato de releer ese material y me parecen pavadas. Se les huele el tufo del achaco de lejos. No es algo perenne, interesante para una relectura. A veces encuentro una idea que, modificándola, creo que puede funcionar, y me entusiasmo y todo, pero a la larga siempre termino en lo mismo: hojas garabateadas con ideas procesadas.
Doctor, le pido ayuda porque me doy cuenta, que ya he perdido más de diez años de mi vida buscando ESA idea que me satisfaga. ¿Y qué si no llega nunca? No paro de leer toneladas de cómics, pero nada. Chateo, navego, pero en internet tampoco está la solución. Charlo con mis amigos comiqueros, tiramos ideas, a veces me tratan de ayudar, pero siempre terminan diciéndome: "Ah, eso se parece demasiado a una de Montoto, que no sé si leíste...". Y la leo, y tienen razón. Y tiro todo a la mierda, porque tengo que empezar de nuevo. Y leo y leo y leo, a los grosos, a los mediocres, a los espantosos. Conozco 450 formas de narrar historietas, pero no tengo una sola idea que valga la pena ser narrada. Diez años, se da cuenta, Doc, ya me estoy preocupando. Diez años acumulando conocimientos sobre la materia y no puedo encontrar nada. Sea sincero conmigo, le escribo porque estoy mal, dígame... ¿qué puedo hacer?..."

Estimado Simbionte. Mi respuesta es fácil. La mejor idea para una historieta NO la vas a encontrar leyendo historietas! Eso es auto canibalismo. Eso es cerrarse en un mundo cada vez más chico. Claro que si lo único que hacés es leer cómics, lo que escribas va a tener un dejo de otro cómic. Mi consejo es DEJA DE PRESIONARTE. VIVI LA VIDA. VIAJA. DIVERTITE. CONOCE GENTE. ESCUCHA HISTORIAS DE VIEJOS. ESTUDIA CON COMPAÑEROS LO MAS DIFERENTES A VOS POSIBLE. CHATEA CON GENTE QUE NO LEA CÓMICS Y FIJATE SUS GUSTOS, SUS COSTUMBRES. ¿Vos te crees que Robin Wood escribe así porque lee muchas historietas? No, él no lee cómics. Lee libros y viaja, y de ahí saca las ideas para escribir cómics. Del mundo, de otros ámbitos, de otros universos. Mirá a Pratt, viajó y vivió una vida, digna de un cómic. Y además hizo el Corto Maltés, pero no lo creó frente a un monitor encerrado en su pieza. Si tu único alimento es el cómic, tu único producto será mierda de cómics. Y no te preocupes por pasar a la historia con tu primer guión. Conseguite un conocido que dibuje más o menos y dale guiones tuyos, como para empezar. No vas a escribir El Eternauta en dos días. No hace falta. Sé vos. Permitite equivocarte. Probá, criticate, oí las críticas de otro. Mirá Max King, lo suyo tiene por sobre todo, el mérito de animarse a hacer lo que tiene ganas más allá de todo. El tipo tenía una idea, que sabemos no es Akira, pero se mandó y hace años que lucha por mantener su mundo interior en el exterior. Es muy loable su esfuerzo y su dedicación, digan lo que digan de su arte. Si este tipo hubiese dicho: "Cuando dibuje como Enrique Breccia publico algo", todavía estaría encerrado en su casa practicando y nada de su mundo hubiese salido a la luz, aunque a muchos no les guste. Vos tenés ideas, dejalas florecer sin remojarlas en cómics. Lee otras cosas, mirá otro tipo de películas y mandate, empezá por algún lado. No dejes pasar otros diez años. Es mejor hacer y fallar que quedarse con las ganas y nunca hacer nada. Mucha suerte, Simbionte.

El siguiente mensaje es de Elwing que saluda y escribe:
"Doc Samson, le cuento una cosa para que me de un consejo. Yo me puse de novia hace varios años con un chico que resultó un maniático de los cómics y los juegos de rol. De a poco me fue metiendo en sus partidas, con la excusa de que otras chicas también lo hacían. Allí conocí un grupo de chicos muy copado. Cuando nos peleamos, yo no quise dejar de jugar (tenía una elfo de Nivel 7) y él dejó de ir a las partidas. Hace poco nos reencontramos y pasaron cosas. El amor volvió y empezamos a salir de nuevo. La diferencia es que él se enteró que en ese ínterin yo salí un tiempo con otro de los chicos roleros (un enano de Nivel 9) pero que terminamos bien y ahora él pretende que deje de ir a jugar "si de verdad lo quiero". Y yo lo quiero, Doc, pero no me puede pedir eso. ¿A usted qué le parece?..."
Mirá, Elwing, si de verdad te quiere, que se la banque y te deje ir. Si es celosos, que se amigue con los roleros y vuelva él también a jugar. O júntense ustedes con un nuevo grupo y empiecen otra campaña de cero. Ahora, si el verte con el Enano de Nivel 9 te hace sentir cosas, bueno, decidí primero qué querés hacer con tu vida, al margen del Juego de Rol. Esto no se resuelve con una tirada de D10. Pensalo bien antes y dale una respuesta concreta a tu novio.

El Pitufo Comiquero firma el siguiente mensaje que entre críticas de las columnas de Marcos y los posibles destinos de su "fuga", me dice:
"...ya tengo trece años. Entonces la presión es doble, por un lado mi vieja que me rompe las bolas "Cuando vas a crecer y tirar todas esas revistitas que juntan mugre, ya no se puede entrar en esa pieza, un día te voy a tirar todo a la basura, vas a ver" y por el otro, mis compañeros del cole, que se me cagan de risa "lees dibujitos para nenes, pendejo salame, mirá a las minitas, vamos a fumar, dejate de joder con esas boludeces", entendés. No quiero tirar todo, no quiero dejar esa parte de mi, no quiero desprenderme de mis historietas, y no por lo que me costaron, es el valor de que me gustan. Qué sé yo, estuve tirando cosas, limpié un poco, más que nada para hacer espacio y para no sentirme un pendejo, todo lo de Looney Tunes, casi todo lo de Archie, lo de Disney, me da cosa, desprenderme de mis cosas. Dígame la verdad, Doctor, ¿es normal, está bien, tengo que cambiar, estoy a tiempo, los cómics me hacen un pendejo o porque soy un pendejo leo cómics? ¿Es verdad que el que lee cómics no tienen minas porque las minas creen que los que leen cómics son algo así como... pelotudos? Si dejo los cómics seré más maduro pero pierdo algo que me gusta. ¿Usted qué haría?"
Pitufo: Yo no puedo responderte esa pregunta. No debería meterme en tu vida y los criticones del Foro van a decir que yo les estoy tratando de dar lecciones de vida, y lejos de mi esa idea. Lo que quiero hacer es, en lo posible, ayudarte a que vos encuentras tu respuesta.
Con respecto a seguir leyendo cómics, creo que hay historietas para todas las edades. En tanto y en cuanto tu gusto crezca con vos y pruebes cosas más adultas y más acorde con tu edad, no los abandones nunca. Yo no sé si la ecuación "leer cómics = ser pendejo = 0 minas" es tal cual. Sé que se da en un amplio porcentaje, pero depende de vos. Si vos sos más interesante que el argumento de la primera saga de Ultimate X-Men, si podés hablar de más cosas que de la formación de los Titans, seguramente podrás tener chicas aunque leas cómics... Si un día a una chica le prestás un número de Sandman o de Bone... guarda! Lo más probable es que se enganche y no te lo devuelva más. El cómic puede parecer, para un ignorante, cosas de chicos, pero si sabés relacionarte con gente que te entienda y pueda apreciar tu madurez a través de tu lectura, no importa si es una historieta o una novela. No dejes de ser lo que sos por otros. Es importante que seas leal a vos mismo. Y para que entienda un adolescente de hoy: "Aguanten los cómics, vieja!"

Y ahora, sí, el mensaje que me llevo a hacer esta columna, las noticias de las que les hablaba. Mail de Marcos.
"Doc: déjese de romper las bolas. No se meta más en mi vida. Ya no voy más a terapia y no lo necesito. Yo estoy bien. No siga revisando mi pieza, mis agendas ni molestando a mis conocidos. Dígales a los del Portal que estoy bien, gracias por preocuparse, pero todavía no tengo ganas de escribir. Okey? Ya estoy harto de tanta alharaca. Basta. Ahora si quiere seguir leyendo cómics, se los compra usted. Salu-2, Marcos"
¿Y? ¿Vieron eso? ¿Así es como me paga mi preocupación, hasta mi profesionalismo? ¿Les parece que después de hundirme en este sub-mundo de vicio y cebamiento me tiene que despreciar así y tirarme a un costado, dejándome afuera de su vida como si yo hubiese sido simplemente un espectador ocasional no involucrado? ¿Y ustedes? ¿No merecen ustedes saber un poco más? Yo creo que sí, y creo que Marcos se equivoca. Tal vez yo esté sobredimensionando todo el asunto y me salgo de mi rol de psicólogo; es posible, pero la frialdad de este pibe me saca. Me convirtió en el psicólogo de los comiqueros y me abandonó, sin contarme ni dónde está, ni qué le pasa, y sin posibilidad de ayudarlo. ¿A ustedes les parece? Les dejo la inquietud.
Ah, si quieren charlar de algo o tienen algún problema, escríbanme como hicieron los especimenes arriba mencionados a drsamson@portalcomic.com.ar . Chau, suerte...

Doc Samson

Dejanos tu opinión sobre esta columna
en el Foro de Opinión PORTALCOMIC